Últimas Noticias

El cerebro del ‘cartel de la hemofilia’ reveló como llegó a la Gobernación de Córdoba, como funcionó el entramado de corrupción y cuanto dinero le habría entregado a Alejandro Lyons

Written by Carmelo Castilla

Guillermo Pérez Ardila, quien fuera el gerente de la IPS Unidos Por Su Bienestar y considerado el cerebro del ‘cartel de la hemofilia’ reveló a la Fiscalía como se orquestó la operación que defraudó multimillonarios recursos del sistema de salud de la Gobernación de Córdoba, como repartió las coimas del negocio y revelando nombres narró cómo logró concretar esos negocios con el entonces mandatario Alejandro Lyons.

Ahora convertido en testigo clave de la Fiscalía, después de acogerse a un principio de oportunidad por colaboración, Pérez Ardila, reveló que el negocio consistió en hacer la captación de los usuarios que no tuvieran EPS y tuvieran la patología para poder hacerles el procedimiento general y poder llegar a meterlos por la Gobernación.

Guillermo Pérez Ardila, el representante legal de la IPS Unidos por su Bienestar, una de las dos prestadoras de salud a través de las cuales, según la Fiscalía, se inició el cartel de la hemofilia en Córdoba explicó que de 150 pacientes, su empresa tenía asignados 85, de los cuales él directamente tuvo contacto con 40. “ A fin de mes me los ponían en una reunión y yo tenía contacto”, explica en su relato a la Fiscalía.

En su testimonio, señaló que el negocio ilegal se inició con Cristóbal Cabrales, conocido en Córdoba como relacionista público y hermano del senador del Centro Democrático Daniel Cabrales, y con Sami Spath, considerado el testaferro de Alejandro Lyons y a quien la Fiscalía se apresta para imputarle cargos.

“Por la gestión que se hizo del doctor Cristóbal Cabrales, yo conozco al señor Sami Spath quien es la persona que nos da la oportunidad francamente de poder ingresar, porque se le planteó el negocio, y se llegó a la conclusión, por intermedio del señor gobernador, de presentarnos como prestadores de servicios”, explicó Guillermo Pérez, que a través de la EPS Unidos Por Su Bienestar facturó con la gobernación de Córdoba 36 mil millones de pesos.

Beneficiado con casa por cárcel, Pérez Ardila, confesó bajo juramento ante la Fiscalía los porcentajes de repartición de la utilidad del negocio ilegal, “había que entregar un 30% que era para el señor gobernador, el señor Alejandro Lyons Muskus, y había un 5% o 3% que era para el secretario. En este caso, casi la mayoría de las cuentas mías nos las pagó el señor Alfredo Aruachán, que era el secretario de Salud”.

“Y el resto de la utilidad, nosotros hacíamos unos cuadros donde se sacaban lo que eran los costos, que era el medicamento, donde se sacaba lo que era el 30%; el 3% y la utilidad de ese negocio, después de impuesto, se dividía entre las cuatro personas, es decir Sami, Adalberto, Cristóbal y Guillermo Pérez”, precisó.

Mientras el exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons, reconoció ante la Fiscalía haber recibido 4 mil millones de pesos de ese entramado de corrupción, Pérez Ardila, sacó cuentas y le dijo al mismo ente investigador que fueron 13 mil millones de pesos.

“En una oportunidad le llevé el listado de los 13 mil millones de pesos que se le llevaron por intermedio de Sami Spath. Yo tenía un listado de cuántas habían sido las cuentas. Le llevé ese listado y le dije a él que cómo era posible que estuviéramos luchando para pagar abogado cuando él sabía que la situación de nosotros no era fácil y que necesitábamos que nos ayudara para pagar un abogado”, precisó en su declaración ante la Fiscalía.

También le reveló a la Fiscalía que en el 2016, con el último pago que la Gobernación de Córdoba hizo por enfermos con hemofilia, se entregó dinero para frenar las investigaciones y que se hizo a través de un señor que referenció como Mane Otero, del que dijo contactó a alguien de la Contraloría en Cartagena para ayudar en el proceso.

Con información de Montería 38 grados

Leave a Comment